Producto, mensaje y esencia sin alterar, Alzola Basque Water

¿Por qué un mensaje y esencia sin alterar corresponden al Agua Mineral Natural más equilibrada de Europa?

El principio Causa – Efecto

Casualmente, nos toca ser honestos con nosotros mismos.

Como ciudadanos de un entorno que asumimos civilizado, a menudo (casi nos podemos atrever a decir que en la mayoría de las ocasiones), no conocemos la verdad. Somos fieles seguidores de los escenarios que nos aseguran la comodidad. Aquellos en los que nuestro homónimo consumidor se muestra dispuesto a pagar por el confort que representan.

El precio a menudo, el desconocimiento. Cierto es que cuando se limita la información, la vida parece más sencilla, liviana y cómoda.

Los sesgos en criterios y opiniones que puede provocar esta limitación, y en consecuencia, el déficit de entendimiento que supone la libertad del conocimiento, son aspectos asumidos en nuestro día a día. Por ello, nos toca reconocer que aún otorgando a la casualidad el protagonismo cotidiano que habituamos, los acontecimientos responden a determinadas causas.

Los mercados las recogen a modo de factores que responden a reglas, la economía les atribuye el carácter de leyes (oferta y demanda) y el ámbito político nos las presenta a modo de cocktail de adoctrinamiento para nuestra asimilación pausada, somnolienta y despistada.

Como conclusión, vivencias, situaciones y experiencias que parecen rescatadas del limbo de lo absurdo. Y os preguntaréis, … ¿Y qué tiene esto que ver con el agua más equilibrada de Europa? 

Las personas pecamos de comodidad

Reconocemos que el planeta no es para siempre. Nuestro mayor límite lo marca el tiempo y cualquier escenario posible de futuro se plantea con recursos limitados, donde pueden ocurrir dos cosas:

A) Que con “la comodidad de quien consume” como bandera, mercados, Economía y Política esquilmen los recursos.

ó que…

B) Hayamos rebasado el límite temporal del escenario previamente descrito, para anteponer la transparencia de la información y en consecuencia el conocimiento y el entendimiento. Un consenso de criterios y valores que albergue un futuro menos cómodo a priori, pero más veraz, real.

A falta de una causa mayor que altere el curso de la Historia, la experiencia nos sugiere una mayor probabilidad para el acontecimiento primero.

Llevar al límite los recursos en aras de nuestra comodidad

El cambio climático podría ser la causa mayor hacia un nuevo escenario. Hay quien sostiene que la alteración del clima, la subida del nivel del agua y otros factores representan una causa mayor para un cambio de paradigma a nivel global.

No obstante, la explotación minera en países pobres para el desarrollo del parque móvil global no hace más que trasladar el problema de fondo, sin resolverlo.

Seguiremos en el cauce turbio del ocultismo y la falta de rigor planetario, mientras las potencias mundiales tratan de imponer cada cual su hegemonía sobre cada habitante del planeta al que tengan llegada, bien por medio de la tecnología, la economía o la religión, incluso mediante el control del agua.

El precio de la comodidad es la dependencia

El territorio determina nuestra dependencia geográfica. En términos de rigor, la dependencia más importante para un ser vivo es la dependencia al agua. Y ¿Qué sabemos del agua?

En el mundo no hay acceso al agua potable para todos sus habitantes. Hay quien asegura que tampoco podría darse esta posibilidad porque simplemente no hay agua limpia para todas las personas.

¿Hemos alcanzado ya el límite de saturación de los recursos hídricos del planeta por garantizar nuestra comodidad?
Estos son algunos datos a nivel estatal y a fecha de 2018 que pueden ayudar a orientarnos.

La huella hídrica de un español es de alrededor de 6.700 litros/día, vinculados en un 80% al sector agrario y en un 15% al sector industrial, una de las mayores huellas hídricas del mundo (fuente: esagua).

El consumo doméstico de agua de un español, por el contrario, con una media de 132 litros por persona y día, se encuentra entre los más bajos de Europa. (fuente: efeverde). Los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación sobre agua para consumo de ingesta (no considera diferenciar el Agua Mineral Natural del agua preparada), muestran un aumento en 2018 de un 2,3% con relación al año anterior, situando al consumo doméstico de agua envasada en 62,76 litros por persona y año.

Durante 2018, según los datos recabados por Aneabe y sujetos a sus empresas asociadas, el consumo medio de cada español ha resultado de 134 litros. Estos datos nos llevan a considerar que en España, con una producción de 6.312.000.000 litros (3,1% mayor respecto al año anterior) y una población de 46.720.000 personas (lo que da un cociente de 135 litros/persona), estaría en el límite de poder soportar un hipotético abastecimiento con Agua Mineral Natural de toda su ciudadanía. 

Ante esta hipotética situación, podemos pensar que aproximadamente, disponemos de un umbral de aseguramiento para el abastecimiento de Agua Mineral Natural con origen estatal que depende directamente de la producción agregada de las empresas no asociadas a Aneabe y de la capacidad para aumentar la producción de todas en conjunto.

La comodidad de un segmento es la dependencia de otro

Sin embargo, “mantener a un segmento de la población afín al consumo exclusivo del agua de red para ingesta y aferrado a la idea de que todas las aguas son iguales” representa una garantía para evitar este tipo de escenarios.

El cumplimiento de esta consideración se asegura mediante diversas medidas, tanto a nivel político, social como cultural. 

Medidas políticas

La principal medida que deriva del ámbito político es la ofuscación. Dificultar el acceso a la información y generar confusión en relación al agua tiene un recorrido político interesante.

La propia legislación español aclara la diferencia entre aguas y sin embargo, el ámbito político se afana en emparejar la calidad, el carácter y la esencia del agua potable y el Agua Mineral Natural.

La atribución de términos de equidad a dos productos que la propia legislación determina diferentes y claramente diferenciados genera sospecha cuando se realiza bajo justificación de limitar el uso del plástico.

¡Perdón! Son dos cosas independientes; que hagamos uso o no del plástico no infiere en las características del agua. Otro aspecto fundamental en el desarrollo de la política es el ámbito medioambiental. ¡Y es curioso!

Resulta siempre más idóneo desde el ámbito político, asumir el desahucio popular de esta diferenciación marcada por ley, que poner en entredicho la eficiencia del sistema de recogida selectiva y reciclado implantado en España. La propia legislación otorga al sistema integral de reciclaje – Ecoembes y Ecovidrio – las competencias para el reciclado.

En este ámbito, al usuario aun le queda por asimilar que si hace caso omiso a la necesidad de seleccionar el residuo, no solo estará contribuyendo a la ineficiencia del sistema, además estará pagando por un trabajo que no se efectuará. Alguien cobrará por un trabajo que no va a realizar.

Consideraciones Económicas

Cabe resaltar en este aspecto, la comparativa que se lleva a cabo en relación al precio (entre el agua potable y las Aguas Minerales Naturales) por parte de instituciones publicas, privadas y  medios de comunicación.

Esta comparativa da lugar a la manipulación del entendimiento popular. Trata de comparar y equiparar el cociente de dividir la recaudación anual entre la cantidad de agua con la que se ha abastecido a la población, con el precio de mercado de un botellín de Agua Mineral Natural. ¡Esto es absurdo! Lo explicamos:

En el precio de un botellín se contemplan todos los costes derivados de la actividad económica de la empresa envasadora. Sus instalaciones, maquinaria y laboratorio, amortizaciones, sueldos y salarios, acciones de marketing, impacto social, imputaciones de costes varios, etc. y el correspondiente margen de beneficio para la empresa, del que destinará la contribución a las arcas del Estado vía impuestos correspondientes.

Por otro lado, en el caso del agua de red, ni infraestructura, ni el mantenimiento de instalaciones, ni los costes derivados del tratamiento y potabilización del agua se toman en consideración para tal comparativa. Como ejemplo, quede constancia del coste estimado de 1,2 millones de € de la adecuación de las instalaciones del sistema de abastecimiento de en la región de Murcia tras la gota fría del pasado Setiembre. La red de abastecimiento de agua potable es la instalación más compleja a nivel estatal y sus costes no se contemplan en el cálculo del precio del agua de red.

Herramientas públicas

Para la difusión de este tipo de consideraciones erróneas, se emplean y articulan herramientas públicas, de consistorios, diputaciones, y gobiernos autonómicos, sufragados con los impuestos de todos los ciudadanos, consumidores con derecho a la información, a la transparencia y al conocimiento.

Esto promueve que a menudo, las personas que ejercen sus competencias en dichos estamentos difieran en sus consideraciones con la realidad.

Legislación

La ley de Aguas Minerales Naturales en España prohibe hacer alusión a cualquier beneficio del producto para el organismo.

A lo que antiguamente tomaba la definición de Agua Minero Medicinal, hoy en día no puede dedicársele ninguna atribución curativa.

Por otro lado, la Historia de los Balnearios dan fe de evidencias relacionadas con la curación y la sanación que muestran una realidad a la que a día de hoy no es posible apelar, si no es por publicaciones previas a la ley.

La falta de veracidad se acomoda en los mercados

La falta de rigor a la hora de abordar el reconocimiento de las diferentes aguas provoca confusión. En aras de la comodidad y ante la condición de tener que contrastar y/o debatir el enfoque erróneo y carente de rigor de sus líderes,  el público se desvincula de los conocimientos adquiridos para sustituirlos por creencias populares.

En consecuencia, se fomenta el riesgo de que la banalidad para abordar aspectos relativos a la alimentación se desarrolle en la mente del consumidor. Anestesiado por la saturación de mensajes, los cuales se ve abocado a filtrar, comienza confundiendo las aguas y termina asimilando conceptos tales como ecológico, biológico, sostenible y orgánico como sinónimos.

La legislación correspondiente acaba regulando estos términos. Ocurre una vez que la mezcla de conceptos ha viciado el pensamiento y su reeducación se hace más complicada. Probablemente carezca de tiempo, estímulos ni interés para dedicar a una realidad que se repite. Y es que, las marcas buscan continuamente subterfugios que les ayuden a competir por la escasez de clarividencia de los consumidores, que como apuntábamos al inicio del artículo contribuye a su estado de confort.

Cuando las marcas se quedan sin recursos para acomodarse en el estado alterado de conciencia de los consumidores, recurren al origen. Escarban en lo genuino hasta dar con la magia y aflora el término Natural.

¿Os suena? ¡Sí! Pues escuchad atentamente, por favor.

Lo único Natural por definición, es el Agua Mineral Natural- tal y como se halla en la Naturaleza, carente de artificio, mezcla o elaboración – definición de la RAE.

El uso del término Natural, sin regular por ley excepto en determinadas categorías de alimentos, se emplea a día de hoy “cuando un alimento reúne de forma natural la condición para el uso de una declaración nutricional”.

Resultó en su día, que una vez más, en el desempeño de identificar y diferenciar el producto, como necesidad derivada del marketing, se hubo adelantado a la legislación en su nomenclatura.

El ejemplo de yogurt natural ó zumo natural son algunos ejemplos, en los que la materia prima para su elaboración, se ha controlado con fármacos ó fitosanitarios. Posteriormente, la leche se pasteuriza y las frutas y hortalizas se lavan para asegurar su calidad en el proceso. Existe un proceso de elaboración.

Todo término Natural que acompañe un alimento que no sea el Agua Mineral Natural es un ejercicio de postureo para aparentar o reflejar la característica alimentaria mejor percibida por el consumidor, no solo en su decisión de compra, también en la experiencia sensorial de su consumo.

El Postureo Marketiniano

Cuando a nivel político, económico, legal, social y cultural se han llevado a cabo alteraciones de la realidad como las que hemos observado previamente, resulta justificado para las marcas (especialmente para las multinacionales) lanzar campañas basadas en una mentira o una verdad contada a medias. Alimentación, salud y cosmética son ejemplos muy claros de esta evidencia.

Las marcas luchan por el nuevo impulso de los mercados, el posicionamiento de marca basado en el postureo verde, social y sostenible. Muchas estarán dispuestas a sucumbir en la falsedad reiterativa hasta la saciedad, por la supremacía de su discurso a modo de reclamo.

Es posible que en un término medio, el mensaje pueda quedar sujeto parcialmente a la falta de veracidad inherente del mercado, justificando así su conducta. No obstante, si la firma lo consiente, su legado contribuirá de forma innegable al “status – quo” de confusión y falta de veracidad ante el público.

De forma paradójica, en un ámbito en el que el producto se concibe de usar y tirar, esta cualidad puede trasladarse al mensaje. Con la nueva temporada, al cambio de legislación o avance tecnológico aplicable al producto, se adaptará y modificará el mensaje en este escenario de falsa sinceridad.

El contrapunto a toda esta exposición se plantea en la conciencia de las personas. Existe el auge de un consumidor que reclama transparencia y en su nombre, se preve una lucha efervescente entre el consumidor que anhela el bálsamo de su ignorancia rodeado de “pájaros y flores” y la perspicacia de quien atiende a sus sentidos, como al uso del análisis racional y los hechos pasados.

Producto, mensaje y esencia sin alterar, Alzola Basque Water

Un producto sin alterar desde que se tienen visos (más de 200 años) bien se merece el respeto a su calidad, veracidad contrastada y contrastable de su mensaje a través de la Receta Médica Histórica del agua y a su esencia transformadora. 

Por el respeto que el agua invoca

Es el respeto que el Agua Mineral Natural de Alzola Basque Water nos invoca, lo que ha determinado el carácter de la marca. Lo que ha propiciado desde la toma de contacto de la nueva propiedad, la decisión de apelar a la conciencia, a la Cultura del Agua arraigada en sus gentes y a socializar el acceso tanto al agua como al conocimiento en torno a ella para beneficio del público. 

Un agua cuya singularidad se debe a los 25 años que transcurre nutriéndose de la Naturaleza.

Un agua que la misma Naturaleza limita como el caudal de una fuente.

Un agua cuyo conocimiento ha sido transmitido entre generaciones, reconocida su salubridad.

Un agua que ha padecido las limitaciones legales de promulgarse como medicina preventiva y correctiva.

Un agua que sigue siendo objeto de espionaje por marcas multinacionales.

Es la capacidad que nos ha demostrado el agua para hacer fácil el camino (que no cómodo) de tantas personas, que la atribución de agua social se le debe a la primera puesta en escena de su nueva etapa como Alzola Basque Water, la de agradecer el consumo local del producto con un mensaje de futuro para la creación de empleo en el entorno.

Se ha caminado junto a colectivos desfavorecidos y el agua en su sinceridad se muestra igual para todos.

En lugar de premiar a nuestros colaboradores con importantes sumas destinadas a justificar la presencia de la marca a su lado, les invitamos a conocer su nacimiento, ser testigos del milagro y partícipes en la conciencia colaborativa y el respeto hacia el medio ambiente.

Les educamos en la singularidad de este tesoro hídrico para que nos acompañen en la labor de repartir salud, para y con sus vecinos, familiares y amigos, para con todo el pueblo al que tienen llegada. Una evidencia en esta nueva etapa de Alzola Basque Water es que cuando el público gana, ganamos todas las partes implicadas en repartir salud, promover una acción o comunicar un mensaje.

Con este motivo y con la reivindicación de salud y respeto para las personas hemos tomado las calles de Donostia (www.donostiaazulsalud.com), de Bilbao (www.osakidun.eus), de Vitoria – Gasteiz y de Iruña y otros municipios, y volveremos a hacerlo de la mano de quien desee acompañarnos.

Los hábitos, las leyes y las falsas doctrinas, hacen de esta apuesta un camino arduo e incómodo. Aún así, es parte de la esencia del Agua Mineral Natural de Alzola.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies